LIMITAR LA RIQUEZA DE LAS PERSONAS UNA INICIATIVA DE VIEJOS (II)

Pablo Claver 30 marzo, 2015
featured image

Continuando con el discurso de Cantinflas en la película “Su Excelencia”, en el anterior post que titulamos “Armaos los unos contra los otros” y en aras de aportar un granito de arena a que el mundo vaya mejor, sea más justo y favorezca el bienestar de la mayoría,  os quiero comentar una iniciativa que ya hace muchos años (en 1.787 para ser más exactos) , Benjamín  Franklin, fundador de los EEUU intento llevarla a cabo introduciendo una enmienda a la constitución de los Estados Unidos para limitar la riqueza que podían tener las personas. Su propuesta no tuvo éxito. La rechazaron alegando que eran ideas de un viejo.

Creo que hoy más que nunca si de verdad queremos acabar con la injusticia, con las desigualdades, con la industria armamentística y otras muchas industrias y empresas que lo que buscan es que sus propietarios sean cada vez más ricos, es muy buena iniciativa.

Muchas empresas, cuando reparten beneficios, los reparten a unas pocas personas que son las dueñas de esas empresas. Cada año que pasa son más ricos.

¿Y qué hubiera pasado si hace 230 años se hubiera aprobado la iniciativa que propuso el viejo  Franklin, de limitar la riqueza de las personas?. Imagínate si en  todas las constituciones de todos los países del planeta estuviera limitada la riqueza.

Todos los que vivimos ahora ya habríamos nacido con esa limitación y al tener limitada la riqueza seguro que el mundo estaría mejor y se habrían evitado muchas injusticias y desgracias y por que no decirlo, más de una guerra.

Como el sueño del fundador de los Estados Unidos no pudo salir adelante, hagamos algo por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, limitando desde ya en todos los países la riqueza que puede poseer una persona.

Busquemos una cifra que sea el tope máximo que pueda tener una persona de riqueza en vida. De esta manera sin verse afectado el consumo, seguro que las empresas y las organizaciones harían más por los fines sociales, por ayudar al que más lo necesita en vez de buscar cada día y cada año ser más ricos que el anterior.

El decir que el dinero NO da la felicidad y que es un NO con mayúsculas, es algo en lo que casi todos coincidimos. El dinero te puede dar seguridad pero no más. A los que tienen mucha riqueza y dinero no les ha tocado el premio de ser Felices.

El verdadero premio que nos puede tocar en esta vida es el ser felices mientras vivimos en este querido planeta. Y eso no nos lo da el dinero . Hay dos viejos dichos que al menos a mí, cada vez que los vuelvo a leer, me ayudan a reflexionar. Uno es, aunque suene un poco bestia: “Que el cementerio está lleno de millonarios” y el otro no menos profundo nos dice “Que el rey y el peón al final de la partida,  vuelven a la misma caja”.

Merece la pena que nos unamos todos para pedir cuanto más alto mejor, una limitación de la riqueza de las personas en vida. Desde Naciones Unidas o cualquier otro organismo internacional hay que llevar a buen puerto, la generosa  iniciativa que el viejo Benjamín Franklin no pudo llevar a cabo hace doscientos años.

Fuerte abrazo a todos,

Pablo Claver. Emprendedor desde los 9 años y hoy por hoy una persona FELIZ.

1 comentario

julio - 7 abril, 2015 Responder

….no es mas rico quien mas tiene, si no quien menos necesita…..

Añade tu comentario