“ARMAOS LOS UNOS CONTRA LOS OTROS” (I)

Pablo Claver 23 marzo, 2015
featured image

Atentados en París al semanario  Charlie Hebdo. Militar español muerto en Líbano. 700 secuestrados del Estado Islámico. Estudiantes desaparecidos en México.  Guerrillas. Narcotráfico. Etc. Y así podríamos seguir enunciando verdaderas desgracias que ocurren casi todos los días en algún punto del planeta. La verdad es que no llevamos ni un quinto del SXXI y la cosa pinta igual o peor que en el SXX y anteriores en cuanto a guerras, crecimiento armamentístico, luchas, pobreza, desigualdad, ….

Todas estas noticias te hacen  pensar que siempre hay motivos, la mayoría de las veces económicos,  que hacen que a muchas personas y organismos les interese que continúe todo igual, para su propio beneficio. Y esto pasa día a día,  siglo a siglo. Es la única explicación un poco coherente que se le puede dar a tanto afán por tener más.

Hoy ha caído en mis manos, ojeando un pequeño almanaque de 2015, el discurso que Mario Moreno, el genial “Cantinflas” pronunció en el  año 1.966. Y a pesar de haber pasado ya casi 50  años sigue estando de plena actualidad y me ha hecho reflexionar sobre porqué es tan difícil que los hombres se amen y se quieran unos a otros. Lo comparto ahora contigo:

(es parte del discurso de Cantinflas en la película “Su Excelencia de 1966.”)

Estamos viviendo un momento histórico en que el hombre científica e intelectualmente es un gigante, pero moralmente es un pigmeo. No les hablo como Excelencia sino como un simple ciudadano, como un hombre libre, un hombre cualquiera  que cree interpretar el máximo anhelo de todos los hombres de la tierra, el deseo de vivir en paz, de ser libre, de legar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos un mundo mejor en el que reine la buena voluntad y la concordia.

                Y que fácil sería, señores, lograr ese mundo mejor en que todos los hombres blancos, negros, amarillos y cobrizos, ricos y pobres pudiésemos vivir como hermanos. Si no fuéramos tan ciegos, obcecados, orgullosos, si tan solo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: “Amaos los unos a los otros”, pero desgraciadamente entendieron mal, confundieron los términos, ¿y que han hecho?, ¿Qué hacen?: “Armaos los unos contra los otros”. He dicho.

No me cansare de dar las gracias a Mario Moreno, por su manera de decir las cosas,  por su toque de humor para decir grandes verdades. Y como creo que hay que hacer algo, si me gustaría con toda la modestia del mundo el lanzar alguna iniciativa que pueda acabar con tanta desigualdad y tanto horror que hay en el mundo. Para ello, en el próximo Post, comentaremos una iniciativa que hace 230  años no tuvo éxito y quizá ahora  al proponerlo de nuevo tampoco lo tenga, pero aunque haya muy pocas probabilidades de conseguirlo, lo que sí merece la pena es intentarlo. Estamos hablando de la  iniciativa de Benjamín Franklin de limitar la  Riqueza que las personas pueden tener en vida.

Te seguiré  contando en el próximo artículo…..

Fuerte abrazo a todos

Pablo Claver. Emprendedor desde los 9 años y hoy por hoy una persona FELIZ.

Añade tu comentario